jueves, 29 de mayo de 2014

EL BEETLE DE 1968

Se considera por parte de los historiadores que en 1967-68 se produjo el gran cambio de diseño en los Escarabajos clásicos. Debido a que por esas fechas se alcanzaba el pico de producción (en 1965 se superaba el millón de beetles producidos en Alemania, que decayó levemente en los dos años posteriores, y entre 1968 y 1971 se mantuvo siempre sobre esa cifra; la producción global superó los 1,100.000 de vochos en 1968, y los 1,200.000 en 1969), sumado a las regulaciones sobre tráfico en Estados Unidos, Canadá y Europa, la casa Volkswagen introdujo algunos cambios en los modelos en pos de mayor seguridad, economía, mejoras para la conducción, estabilidad y consumo de combustible.

Una fotografía publicitaria de un Volkswagen de 1968. Puede verse
cómo el aspecto clásico de los vochos previos deja paso a líneas más
sencillas por el mero hecho de introducir parachoques de líneas rectas,
faros verticales no encastrados (modificando el aspecto de los guardabarros).

Además, en 1967 (recordemos que para Volkswagen, los modelos van de agosto a agosto, de forma que el modelo de 1968 es el que se corresponde al tramo entre agosto de 1967 a agosto de 1968) se retiraba Heinz Nordhoff, entregando la dirección de la compañía al explosivo Kurt Lotz.

Para los restauradores y propietarios se trata de un año difícil y apasionante de abordar. Muchos cambios no se actualizaron en todas las fábricas de forma simultánea o entraron en vigor en enero de 1968 (a pesar de que el "modelo 1968" llevara ya cuatro meses produciéndose). De igual forma, algunos detalles de estos vehículos son exclusivos o bien de ese año, o de ése y el siguiente o incluso de 1967 y 1968, lo cual hace aún más ardua la localización de repuestos y las restauraciones fidedignas y respetuosas.

El emblema de la ciudad de Wolfsburg en el volante de un vocho modelo
de 1968, también de líneas más sencillas y esquemáticas que los
realizados a principios de los años 60. En una ocasión futura dedicaré
un post a la evolución de este hermoso escudo.

Los cambios principales fueron los siguientes:

-Por seguridad, se traslada el tirador de apertura del capó (maletero) desde la izquierda de los bajos del volante hasta el interior de la guantera. Como curiosidad, también en los modelos para conducción a la izquierda se encontraba el tirador bajo el tablero de mandos a la izquierda, quedando muy lejos del puesto del conductor. Con este cambio, al estar en el lateral central de la guantera, estos vehículos ganaron en ergonomía.

-Igualmente por motivos de seguridad, la tapa del depósito de combustible pasó a tener un bloqueo con tirador bajo el volante (el sistema dio bastantes problemas por su diseño).

-Se coloca una pegatina sobre la superficie del cenicero con una indicación de las marchas del vocho. Si bien el patrón habitual (1ª, 2ª, 3ª y 4ª en H, más el retroceso bajando la palanca y hacia la segunda marcha) no había variado, la casa encontró conveniente colocarla. Mi propio VW, por ejemplo, no tenía esta pegatina, puesto que no se incluyó en los primeros meses del modelo.

-También se añadieron por vez primera al Volkswagen los intermitentes de emergencia, con un botón en el centro del tablero añadido junto al cenicero.

-Se lanza un modelo con transmisión semi automática, que tuvo una muy baja acogida. Tenía freno de disco opcionales.

He aquí una fotografía de mi Volkswagen de 1968 (una de mis fotos
preferidas del mismo). Se aprecian el parachoques europeo y los faros
planos no encastrados. Como detalle, nótese que este Volkswagen
Chinchilla no tiene colocados en el capó ni el emblema VW
ni la moldura que lo cruza de arriba abajo.

Para aquellos que estén restaurando o vayan a restaurar un Escarabajo modelo de 1968, será muy útil conocer los números de serie, que van desde el 118 077 888 de agosto de 1967 hasta el 119 102 259 de agosto de 1968. La gama de colores incluía los siguientes tonos: Royal Red, Chinchilla (como mi propio VW), Toga White, Cobalt Blue, Poppy Red, Diamond Blue, Peru Green, Savanna Beige, Black y Yukon Yellow.


No hay comentarios :

Publicar un comentario