martes, 12 de junio de 2012

FERDINAND PORSCHE, EL PADRE DEL VOLKSWAGEN BEETLE

Detrás del Volskwagen Escarabajo, vehículo icónico del Siglo XX, se encuentra una figura crucial en el desarrollo de la automoción durante el siglo pasado: Ferdinand Porsche. Vamos con una breve reseña sobre su importantísima figura.

El ingeniero Ferdinand Porsche (1875-1951)

Nacido en la Bohemia austríaca el 3 de septiembre de 1875, en una región que hoy pertenece a la República Checa, pertenecía a una familia de ingenieros y empresarios. Muy pronto en su juventud demostró sus habilidades en ingeniería y electricidad ascendiendo rápidamente en una empresa vienesa del sector eléctrico, Brown Boveri. En 1898 tuvo su primer contacto con el mundo de la automoción trabajando en la división automovilística de Jacob Lohner. Sólo dos años después presentaba el coche eléctrico Lohner-Porsche, con motores integrados en las ruedas, en la Exposición Universal de París de 1900.


Algunos de los diseños de Porsche: el Lohner-Porsche eléctrico, el Mercedes-Benz SSK,
el Auto Union P-Wagen y el NSU 32 (¿a qué recuerda este prototipo?).

En 1923 fue contratado para trabajar en la prestigiosa Mercedes-Benz como director técnico, desarrollando los motores y participando en el diseño de los modelos S, SS y SSK. Además, obtuvo méritos que le valieron un doctor honoris causa en ingeniería por la Escuela Técnica de Stuttgart. Ferdinand Porsche comenzaba a ser conocido y apreciado por la calidad de sus diseños y sus novedosas ideas.


La Kronenstrasse de Stuttgart en los años 30 y en la actualidad, según nos la muestra Google Maps.


Un momento crucial es la creación de su Oficina de Proyectos en la ciudad de Stuttgart, en el número 24 de la Kronenstrasse, el 23 de abril de 1931. Contrató a un equipo de confianza, todo hombres que conocía por haber trabajado con ellos, entre los que se encontraban Karl Rabe como ingeniero jefe, Josef Kales de motores, Erwin Komenda de la Mercedes-Benz diseñando carrocerías y chasis, Anton Piëch (abogado y yerno suyo) y su propio hijo Ferry Porsche. En la mente del maestro ingeniero estaba la creación de un automóvil popular y de alta calidad que rompiera con el concepto de fabricar versiones menores de las berlinas tradicionales para abaratar así su precio.


Porsche y el ingeniero Josef Kales en 1937, trabajando en el Estudio de la Kronnenstrasse.

Como curiosidad, el primer proyecto realizado tuvo por nombre Proyecto Nº 7 y el primer encargo valioso fue un monoplaza de gran premio para la Auto Union, la actual Audi, el P-Wagen (Porsche tipo 22) con un atractivo diseño de ruedas carenadas. En 1932 recibió en su Oficina a una delegación soviética enviada por Stalin con el ánimo de que desarrollara la industria automovilística de la URSS desde un cargo con mucho poder y privilegios que Porsche rechazó no tanto por ideología (finalmente colaboraría con el régimen nazi) sino por la barrera del idioma.

Ferdinand Porsche junto a un prototipo del Volkswagen Escarabajo en 1937.

Porsche fue hecho preso por los aliados en 1945 y encarcelado en un presidio medieval en tierras francesas, junto a su hijo Ferry y Anton Piëch, acusados de haber utilizado mano de obra esclava para fabricar vehículos militares nazis en la fábrica de Nibelungenwerke. Durante los dos años que estuvo encarcelado Ferdinand Porsche trabajó en diseños para la casa Renault que tendrían por fruto el utilitario francés 4CV de motor trasero.

El hijo de Porsche, Ferry, quedó pronto en libertad. Diseñó vehículos de competición para el industrial italiano Dusio, que irían marcando el futuro de la que sería una de las marcas de vehículos deportivos más prestigiosas, Porsche, del cual se presentaría el primer modelo en 1948.

Una vez liberado de su encierro, Ferdinand Porsche se trasladó con su familia a Stuttgart (donde se fabricaban los autos Porsche) y fue contratado por la Volkswagen a modo de consultor. Comenzó entonces a recibir beneficios por las ventas de los Käfer (Escarabajos) que ya no eran tan tímidas como en los años inmediatos de posguerra.

Ferdinand Porsche fallecería a principios de 1951, fruto de las secuelas de un accidente cerebrovascular sufrido pocas semanas antes. El Volkswagen perdió a su padre antes de poder darle la oportunidad de ver el éxito sobresaliente en que se convertiría poco tiempo después.


(Mi agradecimiento a mi amigo Roberto Renshaw, @zwrzot, por sus inestimables aportaciones a este artículo)


No hay comentarios :

Publicar un comentario